La Refundación

La Refundación
por Eduard Berraondo

Si Robert Schuman levantara la cabeza, probablemente le entrara una gran depresión.Hoy, esa Europa de la que él fue el gran impulsor allá por 1950, lucha por mantenerse erguida. Los llamados “euroescépticos” sonrien  por lo bajo ante la constatación de las múltiples fisuras que tiene el concepto... Y es que Europa, como continente, como accidente geográfico, es irrefutable. Es  el azul de los cinco continentes, es la cuna de la cultura y de tantas y tantas otras cosas que desde  aquí desembarcaron en los otros cuatro. No todas esas cosas, pero, son de admirar.También desde Europa se exportó la colonización y la esclavitud, y probablemente, las guerras a las que  durante siglos  el Viejo Continente fue tan  aficionado.

En Europa, las civilizaciones griega y romana nos señalaron la cultura , hoy unos y otros están intervenidos, el imperio otomano continuó dejándonos legados de arte en Bizancio y de guerras, y hoy Turquia es la gran amenaza para aquellos europeistas que la consideran mas  musulmana que otra cosa.Unas  guerras que en la Edad Media enfrentó permanentemente a vecinos en los cuatro puntos cardinales.Sí, en Europa nacen la Ilustración, la libertad, y también la Revolución Industrial, pero es en Europa donde ,Roma, los españoles, o Napoleón, o Hitler planearon sus histriónicas ideas de grandeza. Nos hemos peleado siempre, y parece que ahora, en este siglo XXI, vamos a seguir haciéndolo, no en el campo de batalla como en las dos Grandes Guerras... Hoy, la lucha se centra en los Parlamentos y en los parquets. Justo  en el  25 aniversario de su entrada, Portugal ya lleva rescatado  6 meses, justo después de que lo fueran Grecia e Irlanda. Italia se ha convertido en la cuarta víctima y solo queda un pais de la Unión en el Sur que no lo haya requerido...aún.No se sabe, ahor mismo si España acabrá en manos de las ideas de la nueva Europa de Merkel y Sarkozy.LLevan tiempo meditando la refundación europea.Fue , ahora se ve, un tremendo error empezar esa unión por la moneda en lugar de por las medidas económicas y sobre todo, fiscales que debian haber imperado desde el comienzo. Y ahora se baraja partir en dos, o en tres, al pobre “enfermo”.Aunque  lo que no tiene mucho sentido es haber  gastado ya de momento, mas de 300.000 millones de euros en salvar cuatro economias para soltarlas luego como lastre.

Yo siempre me consideré europeo, la pertenencia te prestigiaba, aunque reconozco que  nada tienen en común un finlandés y un italiano, un aleman con un griego.Y así nos va...