A 1000 por hora

 A 1000 por hora
Por Caro Malmierca

 Todo crecimiento en la vida pasa por un cambio, externo e interno. A menudo esos cambios son inesperados y otros se van preparando pacientemente durante meses o incluso años.

En Presston estamos de cambio. Esta frase recorre nuestros pasillos y las líneas telefónicas se hacen eco de nuestra mudanza. Ya estamos en la nueva sede de Vía Augusta 4. ¡Por fin! Pero eso no es todo... Al buscar en el diccionario el significado de la palabra cambio, me encuentro con acepciones como mudanza, alteración, variación... Términos que se me antojan pobres para describir las sensaciones que estamos viviendo en Presston. 

De entre las acepciones del verbo cambiar, me quedo con acelerar. Poner la quinta marcha y pisar a fondo. Ésta imagen refleja nuestra realidad, porque en Presston se está produciendo un cambio de velocidad. Una variación de potencia en nuestros motores, que se ha ido gestando con la experiencia de los años. En líneas generales estamos experimentando un cambio profundo, apoyado en nuevas energías e ideas para seguir dando soluciones a nuestros clientes. La ilusión nos hace funcionar a 1000 por hora. No nos cabe duda de que los cambios son siempre para bien.