Solo, sin azúcar

Solo, sin azúcar
Por Eduard Berraondo

Los objetivos pueden ser más de tipo relacional, de notoriedad, de otros fines políticos o económicos.

Feedback tiene ya su Desayuno. Y no por llegar a esas alturas, su debut quiere quedarse corto en sus aspiraciones. Moderando la cita matutina el otro día en el Juan Carlos I, algunos de los invitados a la mesa, con el Turismo, Catalunya y los retos actuales, me di cuenta de lo que aúna un mantel, una mesa única y los mismos minibocadillos y pastas enfrente de cada cual. Tuve la sensación de que el máximo responsable de la Conselleria en el apartado turístico, Joan Gaspart, presidente de Turisme de Barcelona, o Juli Soler del Bulli no eran los ponentes de cualquier otro desayuno que  pudiera haberse organizado, sino contertulios de una docena más de invitados, publicitarios, hoteleros, especialistas en música, ex directores generales de grandes compañías.

Se habló, sí, de cosas como el agua, de sus efectos en la imagen de marca, mientras fuera caía un tenue "sirimiri". Se habló sobre todo de aviones y aeropuertos, de Spanair y del Prat gracias a un Gaspart que sabe lo que es tener medios de comunicación cerca. Yo pedí un par de veces café, solo, sin azúcar. A mi lado daban cuenta de un enorme café con leche. Quedó comida, quizás porque la hora y media pasó volando y la gente estuvo mas pendiente de participar con preguntas y reflexiones, que de dar buena cuenta del cattering. Las cosas, como son.