La importancia del diseño en la empresa

La importancia del diseño en la empresa
Por Bertha López

El buen o mal diseño te dice como es una empresa a primera vista. Extrañamente, todavía hay empresas que no lo utilizan como un aspecto para diferenciarse cuando, en realidad, es el vehículo que refleja los valores de una organización. El diseño también ayuda a que la gente conozca y se decante por una marca u otra. Existe un ejemplo totalmente revelador. Ahora en los supermercados, los consumidores suelen comprar productos de marcas blancas debido a sus bajos precios. Sin embargo, aunque el consumidor no sea consciente de ello, posiblemente adquirirá la marca blanca que presente un diseño de packaging más interesante y una imagen de marca más llamativa.

Utilizar el diseño (y la creatividad) como elementos de la estrategia de la empresa es un hábito que ya han interiorizado la mayoría de las grandes corporaciones. Desde las marcas automovilísticas, más proclives en resaltar las virtudes emocionales de los coches que no las técnicas (el caso de BMW); hasta las innovadoras campañas publicitarias de la compañía de seguros Reale, pasando por la siempre particular imagen que transmite Ikea (tanto en su punto de venta como en sus campañas) o el universo tan sugerente y divertido que ha creado una marca de desodorantes: Axe. Todas ellas tienen en común que han utilizado el diseño y la creatividad para exaltar sus virtudes y transmitir sus mensajes de manera eficaz a su público objetivo.

Actualmente, aunque vivamos una época de vacas flacas, el diseño y la innovación pueden ser grandes aliados a la hora de paliar los efectos de la crisis. Este mensaje, es necesario, sobre todo, transmitirlo a las PYMES; las menos dadas a invertir en estas actividades que, paradójicamente y a la vista de los resultados de las ‘majors’, son más que rentables a medio-largo plazo. A diseñar, para ganar.