Todo es diseño

Todo es diseño
Por Eduard Berraondo

Escribo estas líneas inmerso en un auténtico tsunami mediático del que nadie ha podido escaparse desde hace semanas y que, probablemente, cuando los lectores de este número de Feedback Today lo abran, sabrán ya el desenlace. Hablo, claro está, de las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos. No voy, por tanto, a hablar del cambio que hará el mundo (en minúsculas, porque Pedro J. no va a cambiar su línea editorial así como así) con el nuevo habitante de la Casa Blanca. Pero, en cambio, sí me da pie a hablar de lo que hoy toca, es decir, del contenido de este número especial: el diseño y es que todo, a estas alturas, lo es. Hasta lo es un candidato a presidente del país más influyente del planeta.

Definir, modelar, crear un candidato es fruto del diseño de aquellos que, al final, nos dicen cómo y de qué manera son las cosas. Los gobernantes en la sombra acaban modelando su producto y luego se obtienen los royalties. Todo es diseñable y, por tanto, deseable. Las curvilíneas formas de un deportivo o las rectilíneas maneras de un Todo Terreno. Muebles, casas, botellas, formas y más formas que no se agotan en la cabeza de creadores que tratan de que caigamos en sus redes rendidos a la estética, pero convencidos que esta es pareja de la utilidad.

Aunque algunos sigan creyendo que también se puede diseñar, simplemente como divertimento, cosas bellas que no sean útiles ni prácticas... Mundo apasionante, este del diseño, sobre todo para los profanos. Lo más, de todos modos, ahora mismo, sería un buen diseño para paliar la que se nos viene encima en los próximos dos años. Algunos pagarían lo que fuera por una hibernación hasta que pase la crisis, pero no creo yo que la cosa esté cerca...