El Mejor Trabajo del Mundo

El Mejor Trabajo del Mundo
Por Eduard Berraondo

Se acerca el día fijado por la consejería de turismo del estado australiano de Queensland para saber quién es el afortunado o afortunada que obtendrá el Mejor Trabajo del Mundo. Cuando se lanzó la campaña de marketing, causó sensación. Era original: cerca de 80.000 euros por 6 meses de trabajo en un paraíso natural como es la isla de Hayman, cerca de la costa noreste del continente oceánico. Lugar de trabajo: guardián de la isla. Alojamiento y comida, por supuesto, gratis. Por cierto, todo un detalle incluir entre lo que se ofrece también sin coste: acceso a Internet, cámara de vídeo y de fotos...

Los 16 supervivientes a la criba hecha en todo el mundo son, básicamente, estudiantes y, curioso, también periodistas. Y es que más de uno pensó en que si no era finalmente el elegido, al menos podía contar todo el trayecto. Todo este preámbulo me sirve para reflexionar sobre el empleo, sobre la situación actual que todos vivimos y que podría resumirse en que ya prácticamente nadie puede decir aquello de “este es un trabajo para toda la vida”. De momento, quizás sólo los funcionarios...

He visto los rostros de esa gente joven, creo que el más veterano tiene 38 años, haciendo pruebas de buceo en la gran barrera de coral y se les veía felices. Pero sólo uno quedará y se quedará más solo que la una y, entonces, ese trabajo, el mejor del mundo, puede convertirse en pesadilla robinsoncrusoniana.

Los finalistas llevan meses de aprendizaje, de pruebas que les han ido eliminando. Pero seguro que para todos ellos, la recesión, la crisis, la gripe porcina o nueva gripe son términos que quedan lejanos. Ellos aspiran al Mejor Trabajo del Mundo: cobrar por broncearse al sol, sin jefes ni horarios. Aunque, no sé si el Mejor Trabajo del Mundo es otro, el bronceado que puedes coger será el de los focos de un plató y el horario, quién lo sabe, porque el programa va enlatado. Hablo del trabajo de concursante de Pasapalabra, que en la mitad de tiempo que el que ofrecen en Hayman, se llevó más de 360.000 euros. Buceando en el conocimiento del diccionario... Me lo voy a pensar...