El valor de una camiseta

El valor de una camiseta
Por Eduard Berraondo

De estos últimos dias, desde el Feedback anterior al que hoy aparece, una de las cosas que más me han llamado la atención ha sido el acuerdo  que el F.C Barcelona ha suscrito con la Qatar Foundation, y que reportará al club azulgrana   una cifra de 165 millones de euros en los próximos cinco años y medio, el tiempo que le queda a Sandro Rosell, su presidente, para buscar un segundo mandato, allá por el 2016. No, no voy a hablar de futbol, sino de patrocinio, no voy a hablar de Xavi, Iniesta y Messi como candidatos al Balón de Oro, sino del valor de una camiseta, y el significado de un  mensaje en ella. Ante todo, hay que explicar que el Barça ha tenido en su historia reciente muchas propuestas de patrocinio. Las más recientes, una procedentye de China, y otra, de una conocida firma de apuestas... luego llegó la idea de Evarist Murtra de recurrir a Unicef, y en lugar de cobrar, pagar un canon solidario, cosa que le ha reportado al Barça un aura de club modelo (y encima, modelo plasmado en el terreno de juego, aunque no sigo, que he dicho que de futbol no iba a hablar). Para opinar sobre el acuerdo con la fundación qatarí, hay que analizar qué hacen el resto de clubs del mundo y quienes apuestan por quien. Bwin tira la casa por la ventana y se hace con la del Real Madrid y el Milan, AIG reemplaza a Vofdafopne en la del Manchester, Carlsberg está en Liverpool, y los Emiratos Arabes recalan en Londres a través del Arsenal. Por no hablar de la lucha enconada que mantienen Adidas y Nike por aproisionar a los mejores con sus equipamientos. Visto esto, ¿quien se atreve a cuestionar que el Barça pueda recurrir a un ingreso que supera  al del United y el Real Madrid? ¿ qué contraprestación le va exigir Qatar al Barça? Algunos han hablado de Qatar como un pais absolutista, contrario a las libertades, pero olvidan que se le ha concedido por parte de la Fifa, la organización de los Mundiales de futbol de 2022. Y tampoco han reparado en que Qatar está en el Consejo de Cooperación  junto a Arabia Saudi, Kuwait, o los Emiratos Arabes Unidos, tratando de hacer frente a los excesos de Iran. Puede que a algunos les haya dolido llenar la camiseta con un logo más, ya está Unicef, Nike y TV-3, pero ahora hay que dejar a los expertos en diseño que trabajen el formato. En Qatar, además de pagar, están felices y orgullosos de estar en la camiseta de Messi, Xavi o Iniesta, y la deuda que se encontró la actual directiva va a empezar a reducirse gracias a ello.