La recesión global por la crisis del coronavirus es “casi inevitable”
La recesión global por la crisis del coronavirus es “casi inevitable”
Un nuevo informe del IESE analiza el impacto económico de la pandemia del COVID-19


En el mejor de los casos, el PIB de España caería un 2,1% en 2020 según el informe del IESE. Foto: IESE.

A día de hoy, todo el mundo asume que la crisis sanitaria que está generando la pandemia global del coronavirus tendrá un impacto muy profundo en la economía de la mayoría de los países del planeta. Pero, ¿hasta qué punto?
 
En un intento de poner cifras concretas a la situación actual y a los posibles escenarios futuros, el profesor del IESE Nuno Fernandes ha publicado esta semana el informe “Economic effects of coronavirus outbreak (COVID-19) on the world economy”.
 
Sus primeras conclusiones son claras: a nivel global y siempre en un escenario moderado de freno de la economía (1,5 meses), el crecimiento del producto interior bruto (PIB) sufrirá un golpe que oscilará entre el 3% y el 5%. Asumiendo, así, que casi todos los países del mundo entrarán en recesión. Cada mes adicional en esta situación reducirá el crecimiento del PIB mundial entre un 2% y un 2,5%.
 
En España, la crisis generada por el brote tendrá un impacto por lo menos del 3,9% en el PIB. Así, si la previsión de crecimiento del PIB en 2020 en nuestro país era del 1,8%, tras el golpe del coronavirus la nueva expectativa es del –2,1%.
 
Una crisis única
 
Para este análisis, el prof. Fernandes considera inviable realizar comparaciones simples y, en su lugar, ha utilizado un nuevo modelo para calcular los efectos económicos en diferentes sectores y países. A la luz de sus hallazgos, “una recesión global es casi inevitable”, asegura.
 
“Esta vez nos enfrentamos a una caída combinada de oferta y demanda”, señala, agravada por varios factores como la naturaleza altamente integrada de la economía mundial y el papel clave que China – centro inicial del brote – juega ahora a nivel global.
 
Además, según el profesor, la pandemia ha llegado en un momento en que los tipos de interés ya eran bajos y las herramientas económicas para combatir la crisis, limitadas: “Los bancos centrales agotaron su capacidad de acción durante los tiempos de bonanza y casi no hay espacio para un estímulo monetario que ayude a sostener los riesgos que se avecinan”, advierte.
 
Países y sectores en peor situación
 
Teniendo en cuenta este contexto, el informe analiza el impacto económico que el brote de coronavirus está teniendo ya en diferentes sectores y países. Y considera que, en algunos casos, las consecuencias serán más graves que en otros.
 
Así, asegura que las economías orientadas al sector de los servicios se verán particularmente afectadas y tendrán más empleos en riesgo. Países como Grecia, Portugal y España – cuya economía depende más del turismo, con más del 15% del PIB – también sufrirán con más intensidad los efectos de la recesión. Y en los países más dependientes de las exportaciones, el freno de la actividad también tendrá un impacto especialmente profundo.
 
Posibles escenarios
 
Obviamente, cuanto más dure las crisis sanitaria, peores serán las consecuencias para la economía. En este sentido, el estudio intenta aportar una estimación aproximada de los posibles costes globales del brote en tres escenarios diferentes: un cierre de 1,5 meses (hasta finales de abril), de 3 meses (hasta mediados de junio) y de 4,5 meses (hasta finales de julio).
 
Asumiendo un escenario moderado (con un freno de la actividad económica de 1,5 meses):
  • España entraría en recesión. Con un impacto de la crisis del 3,9% en el PIB, la nueva previsión para 2020 sería una disminución del PIB del 2,1%.
  • La mayoría de los países europeos afrontarían recesiones significativas, viendo contracciones de su PIB de entre el 2% y el 3%. A juzgar por recesiones anteriores, una disminución de esta magnitud aumentaría significativamente el desempleo en todo el continente.
  • Casi todos los países analizados experimentarían un crecimiento negativo del PIB, excepto China (aunque su crecimiento se reduciría de una estimación previa a la crisis del 6%, a menos del 3%).
  • Para todos los países analizados, se espera un impacto promedio del 3,5% en su PIB.
Si las medidas de contención se extienden:
  • Si las medidas duran hasta mediados de junio de 2020, España vería caer el crecimiento de su PIB en un 5,8%.
  • Si se extienden hasta finales de julio, el crecimiento del PIB en España caería aún más, hasta un 9,3%.
  • A nivel global, de media, cada mes adicional en esta situación reduciría el crecimiento del PIB mundial entre un 2% y un 2,5%.
  • Si las medidas duran hasta finales de julio de 2020, la media de disminución del PIB sería cercana al 8% a nivel mundial.
Según Fernandes, “si la crisis actual dura hasta el final del verano, la economía mundial afrontará la amenaza más grave que se haya visto en los últimos dos siglos”.
 
Ante esta previsión, el profesor insta a los responsables políticos globales a actuar para evitar los peores escenarios posibles. Pero el tiempo se agota rápidamente. “En general, el posible impacto de esta crisis es mayor que el que hayamos visto anteriormente en la historia”, augura.