Sobre la decencia…

Sobre la decencia…
Por Eduard Berraondo

Escribo esta columna casi a la fuerza. Algunos amigos, compañeros, alumnos a los que este año he dado una asignatura, el negocio del deporte, me empujan a que diga lo que pienso sobre los fichajes de Cristiano Ronaldo y Kaká en estas escuetas quince líneas que hago cada 15 días. Y no me puedo negar.

He oído y he leído en distintas opiniones de los medios la palabra "decencia". Me ha venido a la memoria Pretty Woman, ¿se acuerdan?, cuando Gere le dice a un dependiente que va a gastarse una cantidad indecente de dinero en vestir a Julia Roberts... Gastar el dinero, esa es básicamente su función, no tiene otra. La cuestión es el cómo.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ha decidido gastarse una cantidad indecente de dinero en su nuevo proyecto y en dos "modelitos” se ha dejado170 millones de euros. El problema no es ese. El tema es si ese dinero, como insinuó hace poco el presidente del F.C. Barcelona, Joan Laporta, sigue surgiendo de la especulación inmobiliaria que en su día hizo el club con su ciudad deportiva, si las recalificaciones urbanísticas han permitido desbordar de fajos las arcas de la Casa Blanca. Eso sería lo que debería ocuparnos.

En Estados Unidos, donde las estrellas del deporte están muy bien pagadas, hace muchas décadas se impuso el llamado tope salarial. En la NFL, por ejemplo, roza los 130 millones de dólares por temporada para unos 40 jugadores. Las estrellas pueden ganar 9 ó 10 millones cada uno. Ronaldo cobrará algo más. En la NBA hay ejemplos, Bryant, Lebron, que superan esa cifra...

No, la palabra no es decencia, en todo caso sería "estética". Tal como están las cosas en este país, el dispendio exagerado es feo pero al Madrid la estética, ahora mismo, debe darle absolutamente igual, como en su día al magnate del Chelsea, Abramovich, a quien le dio igual dilapidar cientos de millones en su proyecto. Aunque puestos a hablar de números que producen un claro rechazo, querría recordar que Telefónica ganó 6 mil millones el año pasado, y que en este año de crisis el Santander se quedó en los 2 mil...