“El registro de la jornada laboral lleva a las empresas a aplicar la flexibilidad horaria”
“El registro de la jornada laboral lleva a las empresas a aplicar la flexibilidad horaria”
Desde el pasado 12 de mayo, las empresas tienen la obligación de registrar la jornada laboral de todos sus trabajadores
 
El registro obligatorio de la jornada laboral que se empezó a aplicar el pasado 12 de mayo convertirá en una necesidad implementar la flexibilidad laboral, según ha explicado Gloria Villar, responsable del área laboral de Mercer, en un acto sobre esta novedad legislativa organizado por ESADE Alumni en el auditorio ESADEFORUM. “Cumplir con la normativa es simple, pero van a aflorar las horas extra y las empresas van a tener que gestionarlas”, ha añadido Enric Blanco, director comercial de Robotics y encargado de presentar el acto.
 
Como ha señalado el moderador de la jornada, Francesc Farnell, presidente del Club Dirección de Personas y Organización ESADE Alumni, esta novedad normativa suscita un gran interés, como atestiguan las más de 200 personas que han asistido al acto. Según la última encuesta de población activa (EPA), el 48 % de los trabajadores no registran las horas extra y, por tanto, no las cobran. El objetivo del Real Decreto-ley que ha entrado en vigor este domingo es hacer aflorar estas horas extra para incentivar la contratación, según ha explicado Lara Vivas, abogada y socia laboral de Cuatrecasas. “Si hay horas extra ocultas, el legislador piensa que registrándolas se creará empleo. Sin embargo, dudo que tenga este efecto.”
 
Con todo, Vivas ha coincidido con Villar en que la obligatoriedad de registrar la jornada laboral es una oportunidad para fomentar la flexibilidad y “reducir el presentismo en la cultura empresarial”. Para Villar, “el registro de la jornada laboral llevará a las empresas a aplicar la flexibilidad horaria”, ya que considera que, en caso contrario, no van a tener más remedio que abonar las horas extra.
 
Al respecto, ha recordado que la flexibilidad horaria “no es solo flexibilidad en cuanto a horario de entrada y salida; también puede ser flexibilidad a lo largo de la semana, del mes e, incluso, del año”. “Las 40 horas semanas son un promedio. Cuanta mayor sea la flexibilidad, más podrá justificar las situaciones en que los trabajadores tienen picos de trabajo”, ha apuntado. La flexibilidad en el ámbito laboral es uno de los ejes de los millennials i de la generación Z, que ya representan el 35 % de los trabajadores en todo el mundo”, ha recordado Blanco.
 
Flexibilidad y desconexión digital
 
“La desconexión digital es la otra cara de la moneda de la flexibilidad”, ha avanzado Villar, que ha recordado que las nuevas tecnologías nos han llevado “a una situación en que el trabajador no desconecta del trabajo”. En este sentido, ha señalado que, si no tenemos bien regulada la desconexión digital de los trabajadores, “no podremos determinar cuántas horas de trabajo efectivas realizan”. Y, citando un informe elaborado por Mercer, Villar ha añadido que el 65 % de los españoles declaran trabajar fuera de su horario laboral, porcentaje que sube hasta el 90 % en el caso de los directivos y los cargos intermedios.
 
Y es que los directivos no quedan exentos de la obligatoriedad de registrar la jornada, ha puntualizado Vivas. “Es un deber. No se puede acordar no hacerlo; es una obligación que tiene la empresa”, ha recordado la abogada de Cuatrecasas, que a continuación ha repasado los detalles de la norma y las implicaciones de las sentencias judiciales dictadas sobre esta materia y su relación con otras disposiciones, como la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal.
 
Tiempo de trabajo efectivo
 
Para Vivas, será esencial conseguir registrar el tiempo de trabajo efectivo, aunque ha reconocido que, con el tipo de registro que se ha implementado a partir de este domingo para cumplir con la nueva normativa, esto difícilmente será posible. “Culturalmente, no estamos preparados para pedir a los trabajadores que dejen su móvil personal en una taquilla al entrar en el trabajo, pero hay que asumir que el tiempo que se pasa el trabajador respondiendo whatsapps personales no es tiempo de trabajo efectivo y sería interesante poder registrarlo.”
 
Asimismo, también ha valorado muy positivamente el potencial de este sistema para prevenir riesgos laborales. “Si un empleado ha trabajado hasta las 11 de la noche, el sistema debería prevenir que vuelva a empezar a trabajar al día siguiente a las 8 de la mañana”, ha propuesto Vivas.