El liderazgo responsable es decisivo para la transformación de la empresa
El liderazgo responsable es decisivo para la transformación de la empresa
Directivos de Merck, Grupo Caser y CHEP coinciden, además, en que los principales retos de este liderazgo responsable son la igualdad de género y el envejecimiento de la población
 
Imagen de la jornada enmarcada en el Ciclo de Conferencias ESADE – Fundación SERES. Foto: ESADE.
 
El camino de la empresa hacia la responsabilidad no se recorre sin el compromiso del líder”. Con estas palabras ha resumido Ana Sainz, directora general de la Fundación SERES, la principal conclusión de la sesión titulada “Cómo transformar las compañías desde la responsabilidad”, enmarcada en el Ciclo de Conferencias ESADE – Fundación SERES. Sus participantes, responsables de Merck, Grupo Caser y CHEP han coincidido, además, en que los principales retos de este liderazgo responsable son la igualdad de género y el envejecimiento de la población, desafíos a los que se enfrentan tanto en el ámbito de actividad de sus respectivas empresas, como en la gestión de personas y la investigación.
 
“En Merck abordamos el liderazgo responsable desde la innovación —ha comentado Marieta Jiménez, su presidenta y directora general en España—. Lo hacemos mediante el desarrollo de productos y servicios que mejoren la vida de las personas, pero nuestra acción no se limita al negocio; trabajamos también para responder a las demandas de la sociedad de cada lugar donde nos encontramos”. En el caso de España, Jiménez señala tres prioridades: “La atracción de talento, la transferencia de tecnología y la diversidad de género”. “El envejecimiento de la población es otra de nuestras grandes preocupaciones; estamos trabajando en cómo mejorar la tasa de natalidad, desde nuestros productos de fertilidad, pero también elaborando investigaciones para ver cómo subvertir esta tendencia”, ha explicado.
 
Ignacio Eyriès, director general del Grupo Caser, ha añadido en este sentido que “sería poco inteligente que una empresa de seguros como la nuestra no trabajara en dar una respuesta al envejecimiento de la población en España” y ha insistido en la necesidad de “sensibilizar a la sociedad de las consecuencias” de ésta, que “no afecta a sólo a la jubilación o las pensiones, sino al estilo de vida, las necesidades o el consumo”. “Para enfrentar éste y otros retos, como la diversidad de género —ha especificado—, cada vez es más necesario un liderazgo responsable que vele por incorporar a sus decisiones el mandato de los accionistas y las necesidades de la sociedad”.
 
Innovación y talento
 
Desde CHEP, empresa especializada en soluciones innovadoras para las cadenas de suministro, su vicepresidente senior para el Sur de Europa, Enrique Montañés, ha reconocido que “la demanda de la sociedad se acelera; la tecnología avanza muy rápidamente y debemos recordar que nuestra responsabilidad es también desarrollarla con cada vez menor impacto, algo que no siempre es así. Muchas empresas corren el riesgo de morir de éxito, de acomodarse”. “Para dar respuesta a esta situación, trabajamos en tres ejes: el capital humano, la diversidad de género y la innovación; bajo el lema de better planet, better community, better business [mejor planeta, mejor comunidad, mejor negocio]”.
 
“El camino de la empresa hacia la responsabilidad es lento y, por eso, precisa de un liderazgo continuado”, ha resumido Ignasi Carreras, profesor y director de los programas de formación directiva para ONG del Instituto de Innovación Social de ESADE—. Un liderazgo capaz de influenciar a otros para lograr un objetivo común con responsabilidad y al que solo se llega desde el talento y la integridad”.