El diálogo con los grupos de interés es clave para contar con una empresa socialmente responsable
El diálogo con los grupos de interés es clave para contar con una empresa socialmente responsable
Una empresa debe elegir a sus grupos de interés en base a tres factores: la defensa del bien común de la compañía, el interés por los temas de responsabilidad y la capacidad de influencia sobre la misma
 
“Las principales pistas para poder etiquetar a una empresa de responsable son: la conciencia de responsabilidad de sus líderes, la gestión responsable de personas y la capacidad de diálogo con sus grupos de interés”. Así ha abierto Ignasi Carreras, profesor y director de los Programas de formación directiva para ONG del Instituto de Innovación Social de ESADE. Carreras ha indicado que la clave está en identificar cuáles son los tipos de grupos de interés según las necesidades de la organización. “Una empresa debe elegir a sus grupos de interés en base a tres factores: la defensa del bien común de la compañía, el interés por los temas de responsabilidad y la capacidad de influencia sobre la misma”.

 
Ana Sainz, directora de la Fundación SERES, ha explicado cómo los grupos de interés pueden ser una palanca para la innovación y la responsabilidad en las compañías, así como un activo fundamental en la construcción de empresas responsables. “El diálogo ha ido evolucionando de forma bidireccional, los grupos de interés son cada vez más exigentes, esto hace la conversación más difícil, pero a la vez más enriquecedora”.
 
Avanzando hacia modelos de negocio responsable con los grupos de interés
 
Tomás Franquet, director de Responsabilidad Corporativa de Meliá Hotels International, ha explicado cómo en el caso de Meliá la intención de la compañía es cerrar compromisos con cada grupo de interés y verlos como una oportunidad para la empresa. Vivimos tantas realidades que nos hemos visto obligados a poner una pauta en la gestión del día a día. No dejan de ser directrices para la gestión, pautas de comportamiento, líneas de actuación que nos permiten analizar la materialidad, los conceptos que le preocupan de ti como compañía. Tener capacidad crítica y de cambio interno es fundamental.
 
Por su parte, Silvia Agulló, directora de Negocio Responsable y Reputación de Grupo DKV, ha mostrado el caso de éxito de DKV, que ha podido alinear objetivos y fomentar una cultura de diálogo con los grupos de interés, la organización y no solo desde un área específica. La sistematización de este trabajo con los grupos de interés comenzó en 2013 con formación para directivos y mandos intermedios. A esto le siguieron cuatro proyectos de diálogo, con un mapeo de grupos de interés incluido -grupos y subgrupos- y en paralelo se hizo una revisión de todos los procesos con la mirada puesta en los grupos de interés. Además, invitamos a observadores internos de la compañía y representantes externos que queríamos que “oyeran” el debate.
 
Para Enrique Maruri, director de Campañas y Ciudadanía de Oxfam Intermón, una ONG como la nuestra, ha marcado, las empresas son un actor fundamental. Buscamos cambios en la equidad, esperamos que las empresas sean conscientes de los impactos sociales y económicos que generan.
 
Retos identificados para mejorar la relación con los grupos de interés
 
Uno de los grandes retos de la compañía es lograr que nuestra esencia de cómo entendemos la compañía, viaje con nosotros hacia donde vayamos, que exista la cercanía como ingrediente necesario para conocer a fondo los grupos de interés, lo que quieren saber y además trasladarlo a otros puntos geográficos en los que operamos”. Ésta es la afirmación de Tomás Franquet, en alusión a las oportunidades que ha identificado Meliá en las conversaciones con sus grupos de interés.
 
Silvia Agulló resumía los aprendizajes de DKV “como una garantía para un diseño de empresa responsable que se materializan en tres ideas: los grupos de interés en una compañía no son propiedad de nadie, es un diálogo transversal; el diálogo nos ayuda a reforzar datos. Si no tenemos el dato, nos forzamos a tenerlo o a cuantificarlo y en un último lugar los diálogos con los grupos de interés son una gran herramienta de autocrítica y mejora continua. Sin duda, es una manera de tender puentes y lograr trabajar juntos”.
 
Enrique Maruri, director de Campañas y Ciudadanía de Oxfam Intermón, ha terminado con la ronda de intervenciones afirmando que “en España la RSE está más difundida que en Latinoamérica. Es algo transversal al alma de la organización, que no se debe solo a sus accionistas. Hay avances, pero no son suficientes. Queda mucho por hacer en materia de gobierno corporativo, brecha de género o temporalidad en el empleo. Las empresas deben tener en cuenta también la huella de desigualdad que pueden dejar en los grupos de interés”.