Reiniciar

Reiniciar
Por Eduard Berraondo

Han sido, ciertamente, unos días bien aprovechados para lo que de verdad sienta bien. La desconexión de la rutina. Creo que el ser humano de hoy tiene derecho a reclamar un periodo de hibernación. Dejar de hacer lo que se hace habitualmente y variar los hábitos. Aunque no es fácil. Ese café de la mañana sigue impertérrito ahí, si acaso, lo posponemos un par de horas. Sí, las vacaciones deben servir para hacer un cierto reset de nosotros mismos cara a la vuelta al trabajo. Pero eso no significa que tengamos que desconectar. Al contrario, es bueno salirse del círculo cotidiano para ver mejor lo que ocurre.

Este agosto que ahora agotamos ha puesto de manifiesto, por ejemplo, que el cuatrimestre que vamos a estrenar va a ser muy, muy duro. La batalla política en Madrid va a marcar la agenda en muchos otros aspectos. Mientras vemos a nuestros vecinos europeos que exhiben con orgullo los primeros signos de recuperación, aquí, de momento, ni rastro.

Miles de autónomos se están dando de baja. Los expedientes de regulación de empleo se multiplican, los comercios cierran, los bancos y cajas están mas pendientes de resolver sus problemas que de abrir el grifo del crédito, hasta los funcionarios han empezado a temer que sus trabajos pueden no ser para toda la vida.

Es el cambio de paradigma. Todo eso es lo que se percibe mientras, tumbados al sol, o a la sombra, estamos fuera de servicio. Pero ahora toca ya reiniciarnos y sacar energías de donde sea.Y tratar de convertir nuestra rutina en algo digno de ser apreciado.