En la mente del indeciso
"En la mente del indeciso..."
Por Eduard Berraondo
Una cosa es irrefutable: la situación política catalana y su repercusión en el Estado ha copado de tal forma el espacio mediático que, hace semanas, no se abre un espacio informativo con otro tema que no sea ese. Es cierto que no ha habido, ni a nivel español ni internacional, temas que hayan hecho vacilar a los editores de los mass- media pero es evidente que ello nos ha llevado a todos a hacer un curso intensivo en temas que sólo los doctos en el tema están versados.
 
Muchos son los ciudadanos que distinguen ya la rebelión de la sedición, palabras hasta ahora reservadas a repúblicas bananeras…
 
Muchos, también, se preguntan cómo es posible que líderes de movimientos ciudadanos como la ANC y Omnium sean comparados con cabecillas de disturbios violentos…
 
Muchos son los que comprenden que la bajada del turismo en Cataluña no se debe a los cambios de sede social o fiscal de las empresas, sino a las porras del 1 de octubre, unas imágenes que, a nivel internacional han servido de “imagen de archivo recurrente” al hablar de lo que está pasando.
 
Muchos piensan que el importe pagado hasta ahora en fianzas para los detenidos preventivamente debería el Gobierno del 155 revertirlo en el pago que hasta ahora se ha evitado a asociaciones y estamentos sociales catalanes, o a proyectos del mundo de la cultura.
 
Pero a pesar de ser muchos los que se engloban en estas percepciones, sigue habiendo un gran bloque de indecisos, que van a dictar sentencia en esta cita con las urnas y que decantarán ese empate que parecen anunciar las últimas encuestas.
 
Es habitual ir a la captura de aquél que no está absolutamente de tu lado, tratar de hacerlo tuyo.  Pero esta vez, aún más. Empieza una de las campañas más atractivas para los analistas de las que podamos tener en la memoria.