Barcelona, capital del poker

Barcelona, capital del poker
Por Víctor Pérez

“Buenas noches y bienvenidos al maravilloso mundo del poker”. Seguramente  esas fueron las palabras con las que se inauguró el inicio de la quinta temporada del EPT (European Poker Tour) en Barcelona, un torneo que este año ha batido record de asistencia con un total de 619 jugadores y un premio total acumulado de 1,5 millones de euros para el ganador. Y es que después del glamour expuesto en los torneos de Montecarlo, el de Barcelona es uno de los torneos mas importantes del circuito, tanto por su elegancia, como por su vocación a este juego.

Hace unos años, y me atrevería a decir que pocos, el poker era un juego que no tenia una buena percepción de la gente, la cual relacionaba el mismo con noches clandestinas llenas de alcohol y tabaco. Pero, ¿quién nos iba a decir que hoy en día estamos hablando no sólo de un juego, sino de una profesión para un gran número de jugadores?

Todo este cambio radical que ha dado la imagen del poker viene dado por dos factores, el primero de ellos es el “boom” que está teniendo el juego por Internet. Existen multitudes de salas on-line donde se puede jugar, la más grande de ellas es PokerStars, la cual es la patrocinadora de todos los campeonatos del circuito EPT. En estas salas se pueden organizar tanto partidas regulares contra gente de todo el mundo, como torneos satélite o Sit&Go, en los que el premio puede ser dado en metálico o simplemente consista en un puesto en alguna mesa de un torneo más importante. De hecho, sin ir más lejos, muchos de los participantes en esta edición del EPT de Barcelona, se clasificaron gracias a los torneos satélite que organiza PokerStars.

El segundo factor, y quizás el más relevante, se dio a partir de que se empezaron a emitir los torneos más importantes por televisión. En Estados Unidos fueron los pioneros en este tema, cuando colocaron toda una serie de mini cámaras en los diferentes asientos de cada jugador en la mesa que iba a ser televisada, de tal forma que el espectador pudiera ver el juego que lleva cada jugador, así como el tanto por ciento de victoria que tiene cada uno de ellos. Eso, sin duda, favoreció el espectáculo, dado que hemos podido llegar a ver algunas jugadas realmente difíciles de creer, en las que podemos observar la tensión vivida por los jugadores implicados. Este sistema, hoy por hoy, ya esta normalizado y los jugadores profesionales acceden sin problemas a que se pueda descubrir su juego por televisión, ya que entienden que así favorecen el crecimiento de lo que para ellos es su profesión. Pero no siempre ha sido así, en los comienzos de este sistema, muchos jugadores mostraban su disconformidad, hasta el punto de esconder sus cartas a las cámaras, dado que entendían que ya no podrían jugar como lo habían hecho siempre, porque todo el mundo conoce sus formas de juego. No obstante con el paso del tiempo, todos los jugadores se han adaptado.

Así pues, durante este mes de septiembre, hemos podido disfrutar de unos de los mayores espectáculos del mundo, nada más y nada menos que en Barcelona. Hemos podido ver a jugadores de la talla de Juan Miguel Pastor, Daniel Negreanu, Luca Pagano, Sebastián Ruthenberg o la representante femenina más famosa, Isabel Mercier. Todos ellos, entre otros muchos profesionales y aficionados (aficionados con un muy buen poder adquisitivo, dado que la entrada al torneo cuesta 8000 euros + 300 euros de comisión) han puesto a prueba sus habilidades, tanto intuitivas como matemáticas no lo olvidemos, en uno de los torneos del EPT tour más prestigiosos que se recuerdan hasta la fecha.