El capital humano se consolida como motor del turismo de calidad en España
El capital humano se consolida como motor del turismo de calidad en España
Representantes de las instituciones y del tejido empresarial han asegurado hoy que fomentar el desarrollo profesional de los trabajadores del sector turístico es fundamental para impulsar el turismo de calidad en nuestro país.
 
En la segunda jornada de la tercera edición del Summit Shopping, Tourism & Economy, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha asegurado que "formando a los trabajadores con las nuevas tecnologías, se incrementarán la productividad y la competitividad".
 
La ministra ha recordado que esta industria representa un 11,2 por ciento del PIB y da trabajo a más de 2,5 millones de personas, por lo que para continuar con esta tendencia las empresas necesitan estabilidad política y un Estado de derecho.
 
"Sólo con la ley hay democracia y seguridad para los trabajadores", ha aseverado Báñez.
 
Asimismo, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, también ha abogado por la estabilidad política para proteger un sector "consolidado a nivel internacional", que recibió 75 millones de visitantes en 2016.
 
Nadal, durante su intervención, ha apostado por "reinventar" la industria hacia un turismo cosmopolita que se interese por la gastronomía, cultura o naturaleza de zonas del interior como La Rioja, Extremadura o las dos Castillas.
 
"Nadie viene sólo a comprar, sino porque es complementario a una oferta de ocio transversal", ha añadido.
 
El ministro también ha hecho referencia al problema de la 'turismofobia', generado en algunas ciudades españolas este verano, entre otras razones por la aparición masiva de alojamientos vacacionales no regulados.
 
Por ello, Nadal ha anunciado que a pesar de que "es una competencia muy local", a nivel estatal se llevarán a cabo políticas en materia fiscal y administrativa para "este tipo de economías colaborativas".
 
En este sentido, el vicepresidente de Meliá Hotels España, Alfonso del Poyo, y el presidente Grupo Hotusa, Amancio López, han requerido a las instituciones, durante un mesa de diálogo en la jornada de hoy, resolver esta disyuntiva a través de una planificación a largo plazo que no atienda a "los vaivenes de la política".
 
Uno de los temas destacados de la sesión ha sido la promoción turística de España en los mercados internacionales, así como el debate sobre si esta acción debe hacerse a nivel país o por ciudades.
 
El director general de Política Comercial y Competitividad del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, Antonio García Rebollar, ha instado a los actores económicos a reforzar los recursos destinados al mercado asiático ya que, en su opinión, "falta una mayor participación del sector privado".
 
A nivel local, García Rebollar ha explicado que desde su institución se han destinado 1,7 millones de euros para que los ayuntamientos diseñen una oferta comercial más accesible en las vías urbanas.
 
Por su parte, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha presentado el programa del ayuntamiento en materia turística basado en la creación de grandes eventos como el World Pride o la Navidad.
 
Según datos ofrecidos por la alcaldesa, Madrid ha recibido 6.114.622 de viajeros entre enero y agosto de 2017, con una estancia media de 2 noches y un gasto total de 5.855 millones de euros, lo que supone un 17 por ciento más que el año anterior.
 
"Me gustaría que tuviéramos más relación para poder intercambiar datos entre el Ayuntamiento y las empresas, para hacer una ciudad que inspire el futuro", ha expresado Carmena.
 
En el acto de clausura han estado presentes el presidente del Summit Shopping Tourism & Economy, Juan Antonio Samaranch, el presidente del Real Instituto Elcano, Emilio Lamo y el Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, Carlos Espinosa.
 
Las conclusiones que han ofrecido son: la necesidad de medir el turismo por su calidad y no por indicadores cuantitativos; evitar la estacionalidad, incrementar el gasto medio por persona y mejorar la rentabilidad del sector mediante la captación de visitantes cosmopolitas; y proteger la democracia como base del impulso económico.
 
"La estabilidad política es clave, el turismo de calidad es tremendamente sensible a viajar a sitios donde es bien recibido, donde las leyes se respetan y no sean sustituidas por agitaciones en la calle", ha concluido Samaranch.
 

*Fuente: EFE.