La mayoría silenciosa
"La mayoría silenciosa..."
Por Eduard Berraondo
En los últimos 7 u 8 días, han pasado tantas cosas que resulta difícil escoger una de ellas para ser comentada. Pero lo cierto es que ni catástrofes naturales, ni salidas de tono de Trump o matanzas como la de Las Vegas han podido rivalizar en espacio dedicado a este rincón del Mundo que es Catalunya.
 
Y de entre todo lo que ha pasado, hay algo que nos debe llevar a un cierto análisis más allá de lo que se acostumbra a dar por supuesto. Y es la llamada “mayoría silenciosa”. Algunos creen que ese grupo de población salió por fin de su ostracismo el domingo 8 de octubre. Como antes había salido la mayoría movilizada independentista y algún otro ingrediente como los llamados partidarios de, simplemente, “VOTAR”. 
 
Pero la mayoría silenciosa sigue ahí, en un ostracismo persistente. De un censo de 5,5 millones, hemos visto en la calle a 2,8, si se suma lo visto el 1 y el 8 de octubre. La mitad, por tanto, sigue haciendo su vida, en silencio, no mostrando interés por ser contabilizado. 
 
Y es que la participación en cualquier proceso democrático, sean urnas o simples manifestaciones, no son atractivas para un perfil de ciudadano que, o bien se ha desenganchado de su responsabilidad a la hora de escoger su opción o de demostrarla en público, o simplemente, ya está conforme con que sean los demás quienes decidan por él.
 
Esos son los miembros de la Mayoría Silenciosa.