Jaume Guardiola (Banco Sabadell) analiza el entorno económico e inmobiliario en la XVII Cena Anual del Club Inmobiliario ESADE Alumni
Jaume Guardiola (Banco Sabadell) analiza el entorno económico e inmobiliario en la XVII Cena Anual del Club Inmobiliario ESADE Alumni
Jaume Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell, ha analizado el entorno económico, financiero e inmobiliario español en la XVII Cena Anual del Sector Inmobiliario de ESADE Alumni
 
Imagen del encuentro. Foto: ESADE.
 
La XVII Cena Anual del Sector Inmobiliario, organizada por el Club Inmobiliario ESADE Alumni, con el patrocinio de Anticipa Real Estate y CBRE, ha contado con la presencia de Jaume Guardiola (Lic&MBA 79), consejero delegado del Banco Sabadell, quien analizó el entorno económico, el sistema financiero y el sector inmobiliario español.
 
Abrió el acto Eduard Mendiluce, presidente del Club Inmobiliario y consejero delegado de Anticipa, que subrayó que “la recuperación del sector inmobiliario en España es un hecho” y añadió que “la profesionalización del sector en esta nueva etapa juega un papel fundamental”. Mendiluce agradeció la participación del consejero delegado del Banco Sabadell y destacó su capacidad para impulsar el crecimiento de la entidad y dar un salto enorme en tamaño en los momentos más agudos de la crisis económica que ha atravesado España.
 
En la primera parte de su intervención, Jaume Guardiola se centró en el entorno económico y señaló que “en España la economía muestra un notable dinamismo y crecerá más del 3 % en 2017”, y añadió que “ha recuperado competitividad exterior”. Por otro lado, resaltó que se ha reducido el déficit público, a la vez que se ha fortalecido la situación financiera de familias y empresas, gracias a la paulatina recuperación de la actividad crediticia. Guardiola recordó que “los tipos de interés se encuentran a niveles históricamente muy reducidos”.

Sin embargo, pese a estos buenos datos, dejó claro que la economía española sigue enfrentándose a importantes retos estructurales, como la baja productividad, el envejecimiento de la población, las elevadas cifras de desigualdad y el desempleo de larga duración. Para hacer frente a todo ello, Guardiola concretó que “las reformas necesarias para garantizar un crecimiento más sostenible a largo plazo deben centrarse en mejorar el mercado laboral, el sistema educativo, el tamaño empresarial, la I+D, la política energética y las infraestructuras”.
 
El sector inmobiliario se encuentra en fase de reactivación”, señaló Guardiola en el segundo bloque de la presentación, pero recordó que el crecimiento es muy desigual, con precios al alza pero con diferencias notables entre zonas. “Se espera que los precios de compra sigan aumentando a tasas similares a las del último año”, precisó. Los factores que incidirán en la dinámica del sector inmobiliario a medio plazo serán la evolución de las perspectivas económicas, la disminución de la demografía, la política monetaria y un mayor esfuerzo de compra. Guardiola se refirió también al papel de Solvia en la estrategia del banco, al pasar de ser un comercializador minorista a un referente inmobiliario, gracias a su especialización y a la creación de valor.
 
En el tercer bloque de su intervención, Guardiola analizó el sistema financiero y la situación del Banco Sabadell. “El sector financiero ha pasado por unos años muy difíciles, que han tenido su reflejo en un aumento de la ratio de morosidad y en un incremento de las exigencias del capital, y, como consecuencia de ello, la rentabilidad sobre el capital ha caído”, explicó, al tiempo que destacó el enorme esfuerzo de saneamiento que han realizado las entidades financieras. Una vez superada la crisis, los retos del sector financiero se centran en cuatro aspectos: desaguar los activos problemáticos, hacer frente a la presión regulatoria y a unos tipos de interés muy reducidos, y gestionar la disrupción digital, que está transformando el sector.
 
Al final de la presentación, Jordi Fabregat, profesor titular de Economía, Finanzas y Contabilidad de ESADE, resumió los grandes retos a que se enfrenta el sector inmobiliario, con la entrada de nuevos actores y tecnologías. “Los buenos datos de la economía española nos deben motivar para abordar los importantes retos estructurales a que debemos enfrentamos”, concluyó.